Estas son las 3 cosas que aprendimos de la pelea de este Sábado pasado entre Manny Pacquiao y Timothy Bradley en el MGM Grand:

1. Cualquiera puede ser victima de una mala decisión.

La inteligencia convencional nos dice que las cerradas y controversiales decisiones siempre caerán sobre los peleadores de la ‘casa’, es decir el peleador que le otorgue mas dinero al promotor, la arena y a la televisora. Este Sábado pasado es la prueba en contra de este argumento ya que en la correcta noche (o equivocada dependiendo de la perspectiva), cualquiera puede ser victima de una mala decisión.

Pacquiao es una de las dos mas grandes estrellas en el deporte. El fácilmente es la estrella mas grande de la promotora Top Rank (la cual organizo el show). Una potencial pelea contra Floyd Mayweather hubiera sido la pelea mas grande en la historia del deporte y en los ojos de todos los que observaron la pelea, Pac-Man no solo venció a Timothy Bradley, si no que lo domino completamente. Esta decisión no estuvo ni comparable con las disputadas victorias de Pacquiao sobre Juan Manuel Marquez, las cuales todos estamos de acuerdo fueron cerradas.

Para ser justos, la mayoría de nosotros vimos esta pelea al menos como un 116-112 para Pacquiao. Ni siquiera Bradley se sentía como si hubiera ganado. Esta fue simplemente una sorprendente decisión que dejo al mundo sin aliento. De hecho días después nadie parece tener una explicación.

2. A pesar de todo, Timothy Bradley merece crédito.

Antes que las calificaciones fueran anunciadas, ya teníamos planeado escribir unas felicitaciones para Bradley por hacer un gran esfuerzo por mantener la pelea competitiva a pesar de que sus piernas temblaban cada que Pacquiao conectaba con su izquierda. En lo que a nosotros respecta, los primeros 9 rounds fueron uno de los mas emocionantes para una pelea tan dominante, y esto se debió solamente a la determinación y agallas de Bradley. Como todos supimos después de la pelea, Bradley hizo esto con uno de sus pies fracturados y el otro lesionado. No es su culpa que se haya llevado una decisión equivocada. Los jueces merecen el castigo, pero jamás Bradley.

3. El boxeo sigue siendo de lo mas bizarro en los deportes.

Casi de principio a fin, esta fue una de esas noches en las que todo salio mal: El sorprendente final de la pelea entre Randall Bailey sobre Mike Jones; el bizarro cuádruple foul (golpe bajo/cabezazo/golpe al riñón/golpe libre a la cabeza) que acabo prematuramente la noche de Jorge Arce; la desaparición de Manny antes del evento principal; la extraña calificación de la pelea y finalmente el nuevo campeón respondiendo a los medios en la conferencia de prensa desde una silla de ruedas.

Solo en el boxeo, estas mierdas no se pueden encontrar en otro lugar.

17 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario