Hasta el día de hoy, los fanáticos, los oficiales de la UFC y los medios de comunicación seguimos esperando escuchar algo sobre Alistair Overeem. Mucha gente parece estar desesperada por saber que es lo que este poderoso peleador tiene que decir luego de las recientes sorpresas que atacaron el mundo de las MMA, su prueba positiva de exagerados niveles de testosterona.

En algún lugar entre las disparatadas excusas de Cris Santos pidiendo a sus fans que le crean que un compañero de entrenamiento anónimo le suministro las esteroides “para bajar de peso” y Rampage Jackson gritandole al mundo lo bien que se siente sobre su nueva terapia de reemplazo de testosterona, me di cuenta que.. ya no estoy interesado en escuchar mas excusas.

Supongo que existe la mas remota posibilidad de que Overeem pueda dar una buena razón por la cual su orina constataba esencialmente de pura testosterona, pero en verdad no creo que así suceda. A menos que la Comisión Atlética de Nevada se retracte de los reportes de su prueba positiva, me temo que no volveremos a ver a Alistair en un largo tiempo.

Para un hombre el cual su apodo es “Ubereem” ahora nos damos cuenta que una prueba positiva de dopaje es las dañina para el que para cualquier otro peleador dentro del deporte. Cuando tu haces la transición de un peleador promedio en las 205 libras a un poderoso monstruo con el cuerpo de un Dios griego y con una racha de 11 victorias consecutivas, este es el precio que tienes que pagar.

A lo largo de los años hemos visto a varios peleadores rehabilitar su imagen luego de haber resultado positivos de alguna sustancia ilegal: Chris Leben logro hacerlo, Nate Marquardt esta en el proceso de hacerlo y posiblemente Thiago Silva pueda lograrlo. Pero desafortunadamente esa opción no existe para Overeem.

Ciertamente, a menos que algo sustancial cambie sobre esta historia y pronto, la UFC no puede ponerlo de vuelta en el octágono, tal vez jamas. No luego de estos eventos que parecen confirmar los años de sospechas que teníamos de Overeem.

Hasta este punto, la mejor apuesta de la compañía sería reemplazar a Overeem con Frank Mir para enfrentarse a Junior Dos Santos y así todos nosotros poder seguir con nuestras vidas. Este es el movimiento correcto porque las implicaciones de la prueba positiva de Overeem van mucho mas lejos que este simple incidente.

Así de simple, esta única violación deja en duda toda la mitad de la década pasada de la carrera de Alistair. También saca a la luz muchas dudas sobre la seguridad de los peleadores cuando se enfrentan a alguien tan grande, fuerte y peligroso como Overeem (el cual ahora resulta esta haciendo trampa). Claro ejemplo es su pelea contra Brock Lesnar en UFC 141, creo que es aceptable decir que queda en duda la legitimidad de su victoria, luego de los problemas que tuvo con la comisión atlética antes de la pelea.

¿De que manera puede explicar todo esto Overeem? ¿Que puede decir que no hayamos escuchado? ¿Que puede hacer para legitimar su masivo aumento de peso? ¿Que puede hacer para cambiar la imagen publica que tiene, de haber hecho trampa todo el camino hasta el puesto número 2 de los rankings mundiales?

La verdad, nada. Y posiblemente sería mas seguro para el y su dignidad el no intentarlo.

12 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario