Luego de haber esperado años para hacer su debut en la UFC, las cosas salieron bastante bien para Glover Teixeira. Tal vez mucho mejor de lo que había soñado.

El poderoso Brasileño logro darle una paliza a Kyle Kinsbury en las preliminares del evento UFC 146 para luego hacer la transición a un Triángulo de Brazo en el minuto 1:53 del primer round. Con esto Teixeira (un eterno compañero de entrenamiento de Chuck Liddell) demostró ser uno de los mejores semi completos que estaba fuera de la UFC.

El llego a esta pelea con una racha de 15 victorias consecutivas así como con una reputación de destructor. Con esta victoria el Brasileño de 32 años hizo una fuerte declaración para toda la división diciendo que estaba aquí para quedarse. Y esto es entendible ya que se había reportado su firma con la compañía desde el 2008, pero sus problemas para tramitar una visa de trabajo arruinaron sus planes.

El mejoro su récord a un 18-2 con la victoria.

1 Comentario

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario