A meses de su tercer derrota en 17 peleas, Anderson Silva entro a la jaula para enfrentarse a Jorge Rivera en Londres. Esto fue en primavera del 2005, a mas de un año antes de que el Brasileño entrará a la UFC para llevar acabo una de las mas dominantes carreras en la larga historia de la compañía.

Rivera, como muchos otros, sabía que Silva era un peligroso raptor. Pero Silva estaba lejos de ser perfecto. Luego de lograr un récord de 11-1 y haber ganado un respetable titulo en las 170 libras, Silva había sido sometido 2 veces en 18 meses bajo circunstancias bastante extrañas.

Primero fue un triangulo contra un peleador de menor tamaño en Daiju Takase. Luego llego una de las sumisiones mas increíbles que el deporte ha visto: La monstruosa sumisión de Ryo Chonan.

Luego de la fuerte derrota ante Chonan (pelea que iba dominando), Silva ciertamente no era considerado un grande del deporte, al menos no como lo es hoy en día. Aun así los pesos medios como Jorge Rivera, conocían la historia de este Brasileño. Ellos también habían visto suficiente de este Brasileño como para saber que no había alcanzado aun su potencial.

Jorge Rivera: “Yo sabía que el era un grande. Solo quería compararme con alguien de su nivel. Fue una experiencia de bastante humildad. No creo que hayamos visto hasta este momento su verdadero potencial.”

Así es, desde haber parado a Rivera, Silva simplemente ha sido brillante. Hubo una pequeña descalificación contra Yushin Okami en Hawaii, pero a pesar de eso Silva de 37 años ha logrado ganar 17 peleas consecutivas – Incluyendo la revancha contra Okami, siendo esta una de 15 peleas terminadas durante esa racha, 8 de ellas en el primer round.

Los números enmarcan la dominación de Silva, pero no explican porque este peleador es tan especial. Para que tengan un vistazo, solo véanlo en el trabajo. Silva no solo tiene buenos pasos, si no que arma todo un ballet de violencia cada que sube al octágono, el no solo tiene puntería, es un poderoso francotirador el cual puede knockearte inclusive corriendo para atrás (Contra Forrest Griffin). O convertir un mili-segundo en una patada directo a la mandíbula de Vitor Belfort.

El simplemente se ríe de los adversarios que la UFC pone frente de el.

La división de los pesos medios se volvió demasiado simple para Silva, tanto que la gente ha pensado que las 185 libras carecen de talento. Pero eso no es justo, ¿Rich Franklin (2 veces), Nate Marquardt, Dan Henderson, Chael Sonnen y Vitor Belfort son oponentes fáciles? Para nada, pero es tal la dominación de Anderson que parecía no haber mas oponente para el… hasta que Sonnen lo llevo al limite en el 2010.

Este Sábado en Las Vegas, Silva (31-4) se enfrentará contra el único hombre que lo ha hecho sufrir como nadie, al hombre que odia y detesta en Sonnen, el Americano que casi lo venció. Y por mas que Anderson lo odie, el no puede negar que Chael Sonnen es lo mejor que le ha pasado a su asombrosa carrera.

Silva finalmente encontró la motivación que lo hará dar la pelea de su vida.

El reto de Sonnen llevo a Anderson a lograr una milagrosa sumisión que ya había prometido hacer. Eso es cosa de leyendas! Sonnen domino a Silva hasta el punto que todos sabíamos que el campeón no tenía oportunidad de ganar esa pelea si se iba a decisión. Sonnen hizo la mejor promoción posible para promover esa pelea, algo donde Silva jamás se destaco.  Y lo mejor de todo, las faltas de respeto de Sonnen lo han llevado a comportarse de una manera que ni sus mas cercanos conocían.

Pero a pesar de todo lo que ha hecho Silva en su carrera, el knockear de forma impresionante a Sonnen sería por mucho su mayor logro.

¿Pero que sucederá si Chael Sonnen se convierte en el nuevo campeón? Si eso sucede, el legado de Silva continuará. Su gran carrera esta en los libros de historia. Tarde o temprano tiene que terminar. Eso es inevitable. Tan inevitable como el estatus legendario de Anderson Silva como el mejor de la historia.

28 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario