Para los peleadores, es muy difícil el encontrar el éxito en un deporte que demanda muchas variedades de habilidades por parte de sus atletas, mucho mas difícil es aun el mantener este éxito. Un ejemplo rápido, el reinado de Chuck Liddell dentro de las 205 libras es recordado como uno de los mas memorables de la división – pero si volteamos para atrás este solamente duro 2 años y incluyo solamente 4 defensas del titulo.

Es muy raro el ver reinados como los de Anderson Silva o Georges St-Pierre, donde nos encontramos con el asenso y descenso de varias generaciones de peleadores. Ambos, St-Pierre y Silva, ganaron sus campeonatos en el 2006 y se enfrentaron a una generación de peleadores que son considerados como los primeros verdaderos artistas marciales mixtos.

En el caso de St-Pierre, el venció a Frank Trigg y a Matt Hughes. A pesar de perder su primer defensa ante Matt Serra, St-Pierre se comenzó a enfrentar a los mejores de su misma generación. Desde su regreso al titulo en el 2008, el ha logrado vencer de manera muy dominante a Bj Penn, Josh Koscheck, Jon Fitch, Thiago Alves, Dan Hardy y a Jake Shields.

Ahora, con esta pelea en UFC 154 contra Carlos Condit, St-Pierre se enfrentará a una de las pruebas mas difíciles de su carrera… una estrella de una nueva generación. Hace 6 años cuando Georges estaba recibiendo el cinturón de la UFC en su cintura, Condit apenas tenía 22 años y estaba peleando en Japón, ni siquiera en la WEC.

Condit se ha probado entre los mejores de la nueva generación de peleadores, venciendo a Jake Ellenberger, Rory MacDonald, Dong Hyun Kim y Nick Diaz. Todos ellos son considerados próximos contendientes en la división y el los venció a todos logrando así un récord con Zuffa (WEC y UFC) de 10-1, con esa derrota siendo una muy controversial decisión dividida ante Martin Kampmann.

St-Pierre por su parte se encuentra en una situación muy diferente. El viene de pasar mas de 1 año de inactividad y con el horrible peso de las expectativas y los patrocinios en su espalda.

De ganar St-Pierre, esta será su séptima defensa consecutiva estando solo detrás de Anderson Silva. Con esta victoria el Canadiense se convertiría en un modelo de longevidad, llevando su carrera a otro nivel. El vivió a las expectativas que tuvo temprano en su carrera, supero la adversidad de perder el titulo, luego de recuperar el cinturón el demostro que sabe como mantenerse enfocado manejando el éxito y evolucionando constantemente como peleador.

Ahora el viene de una devastadora lesión y se enfrenta al rey de una nueva generación de peleadores. Si St-Pierre gana de manera dominante, habrá abierto las puertas a la inmortalidad como uno de los mejores atletas que el deporte haya visto jamás.

Foto: Fotografía por Josh Hedges/Getty Images

14 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario