Para los rivales Georges St-Pierre y Nick Diaz, los fuegos artificiales definitivamente estuvieron en la promoción de la pelea. Cuando llego la hora pelear, no hubo duda de quien fue el peleador superior. En una pelea dominada por solamente un peleador, el campeón de la UFC logró conseguir su octava defensa del cinturón – esto con una decisión unánime en el evento estelar de UFC 158.

Georges St-Pierre: “Nunca lo tome personal. El es un veterano, el ha peleado por mas tiempo que yo, el estuvo en la UFC primero que yo. Soy un gran fanático de el, el es uno de mis peleadores favoritos para ver. Esa es una de las razones por las que quería pelear contra el. Sabía que daríamos una gran pelea.” 

Diaz paso gran parte de su tiempo intentando llevar a St-Pierre a una pelea de perros, pero por lastima no tuvo nada de éxito. A los largos de los 5 rounds el intento de todo, desde bajar sus manos, gritar groserías e inclusive golpear al Canadiense después de la campana; todo para meterse en su cabeza. De todas formas Diaz se comportó como un caballero después de la pelea, levantando la mano del campeón una vez que la pelea terminó.

Por lastima Diaz revelo la posibilidad de retirarse después de esta pelea:

“Creo que tendré que pensar si en verdad quiero seguir haciendo esto.” 

St-Pierre (24-2) estableció el tono de la pelea casi inmediatamente, llevando a la lona a Diaz en los primeros 20 segundos de la pelea, para pasar a dominarlo a lo largo del primer round. Mientras Diaz se mantuvo activo buscando sumisiones y buscando su liberación, St-Pierre no tuvo problemas para neutralizar todos sus movimientos.

Diaz (26-9) por lastima fue superado también en golpes, con el Canadiense conectando 210 golpes mientras que Diaz solamente 80. Aun así GSP le dio mucho crédito a Diaz por su corazón y le pidió al publico que le dieran la ovación que merecía.

Foto: Fotografía cortesía de Telegraph.uk

172 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario