Articulo por: Diego Ortiz, “El Matador”  (Contacto)

El monarca campeón de la división de los pesos medios abdicó cual rey fuera de su reinado, alguna vez tenía que llegar. Y no ha sido porque se retirara, sino que hubo otro rey con más sed de victoria que le venció en la batalla y que ahora ocupa su trono. La abdicación no esperada por muchos de sus súbditos y admiradores ha causado tremendo revuelo en las cortes de la nobleza MMA. Si bien, no es menos cierto, que ya algunos reyes de otras divisiones se atrevieron a prever la primera posible derrota en UFC con un acierto pleno, pero… ¿cual ha sido la clave para el término del reinado de la araña?

Hablar de este tema es complicado por la cantidad de admiradores de Anderson Silva, si ustedes lo son a partir de aquí no sigan leyendo, pero esto fue lo que ocurrió. El monarca Silva acostumbrado siempre a ganar épicas batallas, no valoró lo que se le venía encima y quizás se sobrevaloró que aunque motivos obvios tiene para estar seguro de si mismo por la infinidad de cualidades que tiene este súper atleta, no tuvo en cuenta que se enfrentaba a un fantástico rival imbatido que tenía la posibilidad de ser el nuevo campeón. Lo que menos me gustó fue el teatro de Anderson Silva sobre la lona, gesticulando todo el tiempo haciendo ver como que el otro rival no lo alcanzaba, porque el es muy bueno en el esquive o haciendo como que estaba tocado por un leve roce para intentar engañar a Weidman al que equivocadamente subestimó.

Puede haber gente que crea que este deporte no puede ser de caballeros, pero es precisamente lo contrario. Por eso no me gustó en absoluto que cuando el norteamericano le brindo chocar la mano antes del choque en presencia de Herb Dean el brasileño lo dejara con la mano colgada sin respuesta, muy feo gesto. Sinceramente si ustedes son fanáticos de Anderson Silva, ¿les pareció correcto? UFC 162 fue la noche de las constantes equivocaciones del astro brasileño.

Weidman ni en las apuestas, ni para el publico asistente era el favorito, pero creyó en si mismo y a pesar de estar peleando de pie con Silva donde es casi imposible de vencer, siguió buscando el momento y en una de las incomprensibles y alocadas acciones del brasileño fue cazado y noqueado, siendo destronado, pero…¿para siempre? Se espera una revancha donde se presume otro Anderson más consciente, con las manos en alto y precavido y según los rumores esta podría estar planeándose en Brasil, aunque aun no hay nada definitivo.

 ¡¡Dios salve al nuevo rey Weidman!!

Foto: Fotografía cortesía de Ed Mulholland para ESPN

54 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario