Articulo por: Oscar David Galicia  – Oscardavid

…Silva juguetea un poco con Weidman, este le responde con una patada alta que pasa zumbando la cabeza de Silva, patada alta de Silva, Weidman responde con un golpe que logra conectar por poco, Silva comiquea haciendo como que no le paso nada, gancho izquierdo de Weidman  ¡BOOM! a la cara de Silva, este cae al suelo, Weidman continua con un exitoso golpe que lo termina de noquear y otra serie de golpes fallidos que no son necesarios porque Anderson yace noqueado en el suelo con los ojos en blanco tomándole los tobillos a Herb Dean, claramente en otro mundo… Si señores esto es lo que recuerdo de la última secuencia de la pelea entre Anderson y Chris.

Después de ser testigo del  Bizarro desenlace de la pelea entre Silva y Weidman, es inevitable quedar con incógnitas en mi cabeza, seguro que muchos de ustedes se encuentran en la misma posición. Es necesario formularse este tipo de preguntas, ¿Qué hubiese pasado si Anderson Silva no hubiese actuado como un payaso?, esta es una pregunta que no podríamos respondernos a ciencia cierta, pero sin duda el resultado de la pelea seria otro. Debemos recordar que esta siempre ha sido la manera de luchar de Silva, el no hizo nada que antes no haya hecho, al parecer simplemente jugo con la persona equivocada,  se excedió en el uso de sus aptitudes y pago el precio por ello.

Lamentablemente la victoria de Weidman no se da como muchas personas la querían ver, ya que se da bajo la peor de las circunstancias, y esa  circunstancia es su mismo oponente, todos recordaran esto como el regalo de Silva y no le darán el mérito que se merece Weidman, aunque suene cruel. Es curioso ver como Silva ha estado involucrado en dos de los Knockouts más vergonzosos en la historia de la UFC,  el primero fue aquel contra Forrest Griffin, como aquella vez Chris Weidman se lanzó a por todas contra Silva, a diferencia de esa ocasión, Silva no respondió con ningún golpe, él tampoco se agacho como en ese entonces, sino que expuso su barbilla para ser noqueado, y ahora ser él el bufón de la noche.

La victoria de Weidman ha sido una victoria manchada por el mismo Anderson Silva, su arrogancia y/o prepotencia de una sobreestimación de sus propias capacidades , no fue como cuando GSP fue puesto a dormir por Matt Serra, en ese caso GSP quería ganar la pelea e iba a invertir cada parte de su ser para ganar. Este caso fue lo contrario, un Silva desmotivado y que parecía que desde antes ya venía predispuesto, alguien que diga que no quiere revancha y que ya está cansado de la presión de pelear por el título es simplemente frustrante para nosotros los fanáticos, pero esa es la verdad, la revancha es un plato que es más sabroso si se sirve hambriento, y claramente Silva no tiene hambre de nada ni de nadie.

Realmente fue algo surreal, Anderson Silva no lucio oportunista como de costumbre, curioso si vemos que en los últimos tres minutos del primer round Weidman era el que se veía desgastado, sin gas y por supuesto bajo el efecto mental de pelear contra Silva. El golpe de suerte no existe, Weidman fue paciente y le dio en el botón a un Anderson Silva que quizás olvido que en las MMA todo es posible y nada está escrito.

Con esto no quiero menospreciar la victoria del campeón Weidman, pero él debe validar ese título que posee si quiere ganarse el respeto de todos, las circunstancias en las que lo obtuvo no fueron las mejores, realmente espero que Belfort sea la prueba de Weidman y se ocupe de este asunto, mientras tanto, espero que Anderson tome sus vacaciones, recupere algo de motivación y pelee donde él se sienta cómodo, siempre es un honor verlo pelear, solo esperemos que la próxima vez él sea más prudente y respetuoso aunque sin olvidar su estilo que lo hizo tan famoso como hoy por hoy es.

Foto: Fotografía cortesía de Ed Mulholland para ESPN

69 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario