Siempre fue una posibilidad que Anderson Silva sufriera su primer derrota dentro de la UFC. Normalmente los peleadores se quedan en el juego mas tiempo del que deberían. Aunque la edad disminuye sus habilidades, ellos continúan caminando a la jaula de acero con nada en sus manos masque unos pequeños guantes de 4 onzas.

Eventualmente, la edad o el oponente indicado iba a lograr alcanzar a Silva. En un escenario tan impredecible como el octágono, la racha de 16 victorias consecutivas de Silva estaba llegando al borde de ser considerará mítica y legendaria. Todos debimos estar preparados para que Silva perdiera en un punto de su carrera… ¿Pero perder así?

Lo que sucedió la noche de ayer en el MGM Grand Garden Arena sorprendió a los 12,399 espectadores que pagaron sus boletos para ver al mejor peleador de todos los tiempos. Pero mas que haberlos dejado sorprendidos, los dejo moviendo sus cabezas en signo de confusión.

Chris Weidman, un luchador invicto de 29 años, derribo a Silva en los primeros 30 segundos de la pelea – una mala señal para los fanáticos del Brasileño. La creencia estaba en que si Weidman ganaba, iba a ser en el suelo. Aun así momentos después Silva volvió a sus pies, un momento critico que cambió el ritmo de la pelea… pero no de la manera que todos esperábamos.

Inmediatamente una vez que ambos peleadores estuvieron de pie y en el centro del octágono, Silva comenzó a comportarse de manera muy extraña. El bajo sus manos (como de costumbre) y comenzó a señalar el suelo y le demando a Weidman que se soltará, esto a pesar que Chris nunca se hecho para atrás.

Después de recibir golpes del retador, Silva comenzó a reír y a veces inclusive le llego a gritar. Weidman llego a comentar después de la pelea que el no sintió que esto fuera exhibicionismo por parte de Silva, pero seamos honestos, Silva simplemente estaba presumiendo sus habilidades en el octágono. Estas extrañas payasadas mezcladas con la compostura de Weidman le costaron a Silva el primer round - pero aun quedaba mucho para costarle la pelea. Es mas, me atrevo a decir que las acciones de Silva me llevaron a olvidar el derribe inicial de la pelea.

Pero las cosas continuaron en el segundo round. Es mas, de hecho empeoraron. Luego de que Weidman lo golpeará con un gancho izquierdo, Anderson dramáticamente fingió haber estado mareado y esquivo los otros golpes de Chris. Pero fue durante esta secuencia que Weidman logró conectar el gancho que termino la pelea y posiblemente también la racha mas legendaria que se haya visto dentro de la UFC.

Sea justo o no, hay dos lados de esta historia: La compostura de Weidman y la ridiculez de Silva.

Aun así esto no le molesto al presidente de la UFC Dana White, quien comentó que el comportamiento de Silva fue similar a muchas de sus últimas presentaciones. La pelea entrego drama y acción. Si la racha se va a terminar, mínimo quieres estar entretenido en el proceso. Esto es lo que comento el pelón:

Dana White: “Los fanáticos llegaron aquí a ver una gran pelea. Sin duda ellos vieron una excelente pelea esta noche. Mi corazón estaba en mi estomago, mis manos estaban sudando, mi chaqueta estaba empapada. Casi me desmaye dos veces. Yo diría que si fue una muy buena pelea.”

Tal vez si fue una muy buena pelea y Anderson no nos debe nada. Tal vez después de todas las controversias en su carrera… este fue el final perfecto. Nadie jamás supo como sería una derrota de Anderson Silva dentro de la UFC, después de todo hemos estado esperando una a lo largo de 7 años. Pero tal vez por esto estábamos esperando algo extraordinario… no el resultado de una payasada.

No puedo evitar el seguir pensando que esta actitud de Silva le quito mucho mérito a la victoria de Weidman. Cuando los fanáticos lean que Silva mantuvo sus manos abajo y que estuvo riendo y jugando a lo largo de la pelea, ellos dirán que esta pelea fue mas que nada las tonterías de Silva lo que le costaron la pelea… y no las habilidades de Weidman.

Además de esto Silva no quiere darle la oportunidad a Weidman de legitimar su victoria, esto al decir que no tiene interés en una revancha.

Silva podrá ser el mejor campeón en la historia de la UFC, pero el no actúo como tal en esta pelea. Su primer derrota dentro del octágono siempre estuvo destinada a ser algo especial. Pero al final la mejor forma de describirla es “decepcionante“.

Foto: Fotografía cortesía de Zuffa LLC/Getty Images

125 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Conectate:

Ó ingresa tu nombre y correo electrónico debajo:

Agregar comentario