¡Esto si fue una pelea! Jon Jones y Alexander Gustafsson nos entregaron uno de los combates más grandes del año, peleando a lo largo de 5 competitivos y agresivos rounds en un combate que no dejo como perdedor a ninguno.

El campeón de la UFC y actual rey libra por libra Jon Jones se ha mostrado prácticamente intocable desde su entrada al deporte. Es por esto que muy pocos pensaron que Alexander Gustafsson tenía una oportunidad de derrotarlo en el evento UFC 165. Pero en vez de esto, los fanáticos tuvimos la oportunidad de ver una pelea que será recordada como un clásico del deporte, así la candidata número uno a la pelea del año.

Gustafsson (quien en las apuestas se encontraba en -700) le dio a Jones todo lo que tenía en el tanque a lo largo de 25 dolorosos minutos. Al final, fue Jones quien pudo darle la vuelta al marcador en los últimos rounds para así retener su cinturón en una decisión unánime. Los jueces calificaron la pelea como un 48-47, 48-47 y 49-46.

Con la victoria Jones ganó su décima pelea consecutiva y su sexta defensa del cinturón, rompiendo así el antiguo récord de Tito Ortiz.

Jon Jones: “Les diré algo, he estado pidiendo una pelea de perro por mucho tiempo, finalmente recibí la pelea de perros que estaba esperando. Conseguí la victoria y tuve la oportunidad de probarme mucho a mi mismo.”

Sin duda la UFC exagero en su campaña publicitaria del evento, esto al explicar constantemente que ambos peleadores tenían el mismo tamaño y “alcance” – por lo que sería la pelea más complicada en la carrera de Jones. Pero desde el primer round Gustafsson probó que la compañía estaba en lo correcto. El Sueco y miembro del equipo de entrenamiento Alliance MMA no tuvo miedo de cerrarle la distancia a Jones, siendo capaz de conectar constantemente con sus golpes, cerrando así el ojo derecho del campeón – algo que afecto a Jones por el resto de la pelea.

Algo muy notorio es que Gustafsson fue capaz de parar los 3 intentos de derribes de Jones, pero más impresionante aun es el hecho que logró derribarlo. Esto es lo que comento el campeón sobre esta sorpresa:

“Él es un muy duro peleador. Pase mucho tiempo en mi campamento trabajando en mi boxeo, tal vez esa no fue la mejor idea. Debí haber sido como el agua y utilizar un poco más mi versatilidad.”

Los rounds 2, 3 y 4 pudieron haber sido para cualquiera de los dos. Gustafsson claramente venció a Jones en el golpeo. Mientras tanto Jones se mostró más activo con sus patadas y conectando codazos de pie. Sin duda las calificaciones de estos rounds serán analizados por muchos años. El retador parecía ir ganando el combate hasta el cuarto round, donde Jones logró conectar un brutal codazo, seguido de unos rodillas y golpes. Gustafsson parecía estar inconsciente de pie, pero de manera impresionante logró mantenerse vivo hasta ser rescatado por la campana. Gustafsson continuo parando derribes, de hecho el único derribe que logró Jones en 10 intentos fue en el quinto round.

El retador se mostró bastante respetuoso a pesar de la derrota, lo que seguramente le seguirá ganando fanáticos:

Alexander Gustafsson: “Simplemente es un honor para mi el haberme enfrentado al campeón. Él es el campeón por una razón. Aprenderé de esto y volveré mucho más fuerte.”

252 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Conectate:

Ó ingresa tu nombre y correo electrónico debajo:

Agregar comentario