El evento que festeja los 20 años del UFC culmina con un tremendo evento principal entre el campeón de peso welter, Georges St-Pierre, contra el que tal vez es, el oponente mas peligroso al que se ha enfrentado, Johny Hendricks.

En esta pelea se enfrentan, por un lado, Georges St-Pierre, campeón welter, durante mucho tiempo uno de los mejores peleadores de la empresa y una de las estrellas mas reconocidas de las MMA. Desde su sorprende derrota ante Matt Serra en UFC 69 el 7 de abril de 2007, St-Pierre esta invicto en 11 peleas dentro del octágono, nueve de las cuales han sido peleas por el titulo, dominado a cada uno de sus oponentes.

En contra estará Johny Hendricks, un luchador colegial con bloques de cemento en las manos. El hombre conocido como “Bigg Rigg” viene de seis victorias consecutivas en contra de top 10 como Jon Fitch, Josh Koscheck, Martin Kampmann y Carlos Condit. Aquellos que se han cansado con la consistencia de St-Pierre en cinco rounds esperan que la mezcla de ataque y poder de Hendricks pongan fin al reinado del canadiense. Lograr tal hazaña seria, para Hendricks, ganar un lugar destacado en la historia del UFC. Aqui una mirada mas cercana al evento principal de UFC 167:

Georges St-Pierre (24-2, 18-2 UFCVs. Johny Hendricks (15-1, 10-1 UFC).

En este momento el año pasado, la mayoría de las preguntas en torno a St-Pierre se centraban en si era capaz de volver al 100 por ciento después de una cirugía reconstructiva de rodilla y un descanso de cerca de dos años. El rey welter elimino toda duda al dominar ampliamente 10 rounds en sus exitosas defensas contra Condit y Nick Diaz.

Siempre habrá críticos que se quejan de la falta de capacidad de finalizacion de St-Pierre -siete de sus últimos ocho combates han ido a las tarjetas- pero la consistencia del representante del Tristar Gym, en un deporte tan impredecible, no es mas que asombrosa. En este punto, el empuje competitivo podría ser las mas grave amenaza para su reinado: su entrenador Firas Zhabi ha declarado que los campamentos de entrenamiento de St-Pierre no son tan sostenibles cuando el luchador entra en los mediados de los 30. dando lugar a la especulación de que “Rush” podría retirarse antes de que cumplirá 35 años.

Rumores de retiro ya estaban circulando antes de este campamento pero fueron negados por su equipo. Por ahora, sin embargo, solo tiene sentido esperar un mejor St-Pierre que el que apareció en sus dos ultimas peleas por el simple hecho de que ha tenido mas tiempo para sacudirse el oxido causado por el descanso.

Hendricks ha sido, mas que nada, un contendiente paciente. Anulada por la gran promocionada pelea entre St-Pierre y Diaz en marzo, “Bigg Rigg” mantuvo su lugar en la fila de contendientes venciendo en una gran batalla contra Condit. Esa fue su sexta victoria consecutiva dentro de la promoción. Gran parte del interés en Hendricks como contendiente numero uno se basa en la combinación de potencia de KO, como en las peleas contra Fitch y Kampmann, y la lucha de alto nivel, ya que fue un campeón nacional en dos oportunidades y cuatro veces NCAA All-American en la Universidad Estatal de Oklahoma. El pensamiento popular sostiene que este conjunto de habilidades permitirá a Hendricks frustrar los derribos de St-Pierre, lo que le permitira más oportunidades para lanzar un golpe de su poderosa mano izquierda.

Hay una serie de obstáculos que debe superar si es que quiere convertirse en el primer hombre en detener a St. Pierre con golpes desde que Matt Serra hizo posiblemente la mayor sorpresa en la historia de MMA en abril de 2007. Si bien es indiscutible que Hendricks, un zurdo, tiene manos pesadas, su llamativo es generalmente de una sola dimensión. Él es demasiado dependiente de aterrizar su izquierda, corriendo hacia adelante mientras ataca energicamente con la esperanza del nocaut. Esta estrategia es muy eficaz si puede conseguir un adversario que se dirige hacia atrás, como lo hizo con Fitch y Kampmann. Sin embargo, St. Pierre es mucho más probable que circule fuera de peligro cuando su espalda este contra la jaula. Hace las cosas más difíciles las siete pulgadas de ventaja de alcance de St. Pierre.

Hendricks está acostumbrado a ser el peleador más corto, pero no se ha enfrentado a alguien que pueda mantener la distancia como lo hace St. Pierre. El campeón tiene el mejor jab en MMA, y lo tira de tal manera que hace que sea muy difícil de contrarrestar. Su posicionamiento es impecable, así, como hace un amplio uso de fintas y con frecuencia lanza tres o cuatro jab seguidos de un gran golpe. La desventaja de este enfoque es que rara vez tira una mano derecha, a menudo porque está fuera de posición para lanzar con mucho poder o porque su jab es un éxito suficiente por sí solo. Un trabajo corporal efectivo cuando St. Pierre lanza su jab, así como patadas en la pierna principal del campeón, serán la clave para el éxito de Hendricks en esta lucha.

Es poco probable que St-Pierre use patadas altas y ataques de alto riesgo como lo hacia al principio de su carrera, pero todavía es capaz de combinar golpes para lanzar ganchos de izquierda, así como las patadas a las piernas y el cuerpo. Todo, por supuesto, está configurado por su jab. Hendricks, por su parte, se deja expuesto a sí mismo dejando caer su mano derecha al lanzar golpes de poder, dando a St. Pierre un montón  oportunidades de contrarrestar.

Hubo cierta preocupación acerca de si el derribe a dos piernas de St. Pierre sería menos explosivo de lo que era antes de la cirugía. Él no mostró efectos negativos en sus últimas dos peleas, pero Hendricks tiene mucho mejor defensa de derribe que strikers larguiruchos como Condit y Diaz. Sin embargo, Hendricks no ha sido superior en los derribos con luchadores de su mismo nivel en batallas prolongadas.En sus victorias estrechas sobre Josh Koscheck y  Mike Pierce, la lucha era a menudo un punto muerto. St. Pierre rara vez ha sido derribado en su carrera, y eso que se ha enfrentado a muchos luchadores. Si Hendricks es capaz de cerrar la distancia, debe utilizar el boxeo sucio en el clinch.

Cuando alguien pone todo su peso detrás de sus golpes como Hendricks hace, un nocaut es siempre posible. Sin embargo, la capacidad de St. Pierre de transición entre golpeo y derribos tendrá a Hendricks adivinando toda la noche. Para mi, St. Pierre golpea a su oponente con jabs, mezclando con oportunos derribes y ground-and-pound para ganar por otra decisión.

¿Cual es su opinión respecto a esta pelea? ¿El canadiense seguirá con su dominante reinado o el barbudo lo mandara a dormir y se convertirá en el nuevo campeón?

 

Foto: Cortesía de Allen McInnis / THE GAZETTE

8 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario