En lo que quedará en la historia como una de las lesiones más brutales del deporte, Anderson Silva se rompió la pierna después de que Chris Weidman logró defender con éxito una patada del Brasileño.

Después de que el primer combate fuera definido de manera muy extraña, la pelea estelar del evento UFC 168 entre Chris Weidman y Anderson Silva planeaba responder a todas las preguntas que resultaron del evento UFC 162. Por la manera en la que la primer pelea terminó, muchas de estas dudas quedarán para siempre ya que el segundo combate fue definido por una lesión que seguramente le pondrá fin a la carrera de Anderson Silva.

Aun así antes de que esto sucediera, Weidman iba ganando la pelea.

El campeón abrió el show de manera excelente, esto luego de que mandará a la lona al campeón luego de un poderoso golpes detrás e la oreja. Aun así Anderson logró tolerar el castigo. Anderson logró entrar en la guardia completa y conectó una serie de poderosos codazos desde su espalda, mientras que Weidman conectaba con una decente cantidad de golpes, los cales mayormente fueron masticados.

Aun así fue en el segundo round donde las cosas cambiaron.

Ambos peleadores comenzaron a sentirse, pero fue Weidman quien checando una enorme patada de Silva logró darle fin al combate. La espinilla de Silva se quebro justo en el momento que conecto con la pierna de Weidman, lo que envió rápidamente al Brasileño a gritar de dolor. La pelea inmediatamente fue finalizada gracias a la decisión del experimentado referí Herb Dean.

El final oficial llego en el minuto 1:16 del segundo round.

Chris Weidman: “No importa lo que sucedió en está pelea, él sigue siendo el mejor de todos los tiempos. Le deseo lo mejor y que Dios lo bendiga. Esa fue la primer cosa que aprendí en la primer pelea. Trabaje mucho con tipos que lanzaban patadas, pero está muy loco como sucedió todo.”

Con la victoria el récord de Weidman se eleva a un 11-0 mientras que Silva baja a un 33-6.

249 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario