Aunque la familia de Anderson Silva no apoya la decisión de volver a competir, ellos respetan su deseo por continuar su carrera profesional.

El mundo de las artes marciales mixtas se puso de cabeza está semana después del repentino anuncio del combate entre Anderson Silva y Nick Diaz, el cual esta programado para llevarse el próximo 31 de enero en el evento UFC 183 en Las Vegas.

Mientras que el mundo entero está anticipando el esperado combate, hay una parte de la comunidad de fanáticos que no aprueba este combate. Junto a ellos se encuentra la familia del legendario Brasileño, quienes por así decirlo no están muy emocionados por la pelea.

Esto es lo que comentó Silva durante el llamado de medios el día de ayer:

Anderson Silva: “Para decirte la verdad, ellos no están muy felices. Respetan mi deseo y ahora poco a poco lo están entendiendo. Pero no creo que la familia de nadie estaría feliz de verte ir a la guerra, con la mía no es diferente.” 

Obviamente se entiende la postura de la familia de Silva, ya que después de haberlo visto competir por muchos años, él no se está haciendo más joven con el tiempo. También sus últimas dos derrotas han sido brutales, una siendo un polémico nocaut y la segunda una fractura en la pierna.

Aún así el daño físico es sólo una parte de la razón por la que la familia de Anderson no está contenta con la decisión del Brasileño por volver a la acción. Su hijo Kalyl reveló en una ocasión que quería ver a su padre retirado del deporte debido a que sus campamentos de entrenamiento lo alejaban por meses de la familia.

Es bueno ver que a pesar de todo respetan su decisión.

57 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario