Después de todo el escándalo, parece ser que no hay impedimentos para que se lleve acabo la pelea entre Jon Jones y Rumble Johnson.

Esta tarde el campeón Jon Jones se presentó a la corte por primera vez después de su detención en Albuquerque y al parecer… no hay un impedimento legal que evite que se lleve acabo su combate contra Anthony Johnson en el evento UFC 187.

Jones recibió una “liberación estandar” lo que significa que no podrá consumir alcohol ni drogas, tampoco entrar a una tienda de licor durante su tiempo en libertad. Obviamente Jones tampoco podrá continuar violando la ley y deberá mantenerse en constante contacto con su abogado.

Bajo estas condiciones Jones permanecerá fuera de la custodia de la policía, lo que le permitirá seguir entrenando para su combate del próximo 23 de mayo.

Junto con el juez dictamino que no habrá restricciones de viaje, lo que significa que el campeón podrá viajar a Las Vegas para defender su título cuando se enfrente a Rumble en el evento UFC 187.

En resumen: Legalmente, no hay impedimentos para que Jon Jones defienda su titulo el próximo mes.

Sin embargo hay algo que aún no se ha contemplado, ¿cuál será el castigo que le impondrá la UFC? ¿Qué hará la Comisión Atlética de Nevada al respecto?

Muchos fanáticos y críticos consideran que la UFC debería quitarle el título a Jones, ¿pero estará dispuesta la compañía a sacrificar a su mayor estrella? Los mantendremos informados.

36 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario