Después de una de las noches más históricas del deporte, es hora de analizar las presentaciones de Cain Velasquez y Fabricio Werdum.

Las dos preguntas pasarían por discusiones no tan alejadas, pero al final llegaremos al mismo punto; Fabricio Werdum es campeón absoluto de los pesos completos al ganarle a un verdadero guerrero que le faltó mucha gasolina en el tanque.

No hay secretos, al excampeón completo de raíces mexicanas le pasó factura su larga inactivad derivada de sus lesiones. Es difícil pensar que un atleta de estas condiciones regrese al cien por ciento luego de pasar mucho tiempo fuera del ritmo de pelea que exige una promoción como UFC.

Agregar un pequeño pero importante detalle, Caín se preparó en la Ciudad de México a pocos días de su tan esperado regreso frente al público que lo ha arropado sin condiciones. Werdum, por su parte, hizo un tremendo campo de entrenamiento a conciencia en México, acondicionándose al clima, a la altura y a las hostilidades que supo manejar desde el primer día que se anunció la pelea.

En el combate, el brasileño manejó el ritmo y le regaló la iniciativa a un tipo como Velásquez que es conocido por su intensidad y empuje. Fue ahí donde realmente perdió la batalla. A diferencia del Caín que conocemos con un cardio envidiable, para el inicio de la tercera ronda lucía cansado. Incluso se le vio desesperado y sin un plan b que le haría revertir las condiciones que se presentaron el sábado pasado desde la Arena Ciudad de México.

Una cereza en el pastel

Por si fuera poco, Werdum culminó su noche redonda con una de sus habilidades más conocidas (Jiu-jitsu brasileño) en el mismo tercer asalto donde vimos al mexicoamericano agotado. Caín, fiel a su condición de luchador consolidado, derribó a Werdum pero al mismo tiempo le entregó el cuello sin una buena defensa. Werdum encajó la guillotina y la pelea había finalizado. El sueño de levantar el cinturón frente a la afición mexicana tendrá que esperar para Caín Velásquez.

Dos días después del sueño frustrado, es muy complicado que le den una revancha inmediata al peleador del AKA en San José, California. En cambio, una pelea contra Arlovski, Overeem o Miocic no suena tan descabellado. El futuro de la división completa de UFC luce maravilloso, teniendo en cuenta que además de los antes mencionados, Dos Santos podría conseguir nuevamente una oportunidad por el título contra un tipo al cual ya ha vencido; Werdum.

Fabricio Werdum es un digno peleador y la noche del 13 de junio lo demostró sin dejar dudas. El brasileño, en pocas palabras, es el campeón indiscutible de UFC. Y que quede claro, venció a uno de los mejores libra por libra del mundo que tendrá que lidiar con este durísimo descalabro.

Articulo por: Eleazar Benyair Ulaje
Twitter @benyairulaje

92 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario