Aunque se descarto una fractura, tal vez la decisión de Jose Aldo de continuar peleando en el evento UFC 189 no fue la mejor idea.

Después de un par de días de incertidumbre, la noche de ayer se confirmó que Jose Aldo “solamente” sufrió una contusión ósea en sus costillas, así como una lesión en su cartílago… descartando así la fractura inicialmente reportada.

¿Pero que tan grave es el daño de Aldo? Bastante, especialmente a un par de semanas del evento UFC 189. Solo porque el Brasileño este dispuesto a pelear esto no significa que él este haciendo lo correcto.

Para este momento de su campamento de entrenamiento, Aldo debería estar llegando al climax de la intensidad. Ese tipo de duro trabajo – sesiones de sparring, pesas, acondicionamiento – es clave para que los peleadores lleguen con un ritmo perfecto en sus combates.

Ahora con esta reciente lesión Aldo solamente tiene dos opciones… las cuales no son nada buenas.

Por un lado Aldo puede continuar trabajando con las costillas inflamadas, arriesgando que la lesión se alivie… o empeore. Después de todo si un hueso inflamado sufre daño puede convertirse en una fractura.

Así que si Aldo continua entrenando duro en un intento por continuar su preparación (sin mencionar el desgastante corte de peso), él podría llegar a su pelea en una muy mala forma física, una con mucho desgaste.

Mientras tanto tenemos la otra opción, descansar las lesiones. Sin duda esto es muy bueno para su cuerpo, pero claramente sufrirá más durante una pelea de cinco asaltos ya que su condición no estará en el punto.

MCGregorAldo

El campeón Jose Aldo tendrá que tomar la pelea más importante de su carrera con una lesión bastante publica.

¿Qué más puede verse afectado el día de la pelea? Sin duda el estrés. Es común que los peleadores se vean forzados a pelear con lesiones, esto debido a la necesidad de recibir un sueldo así como la presión de los gastos de un campamento de entrenamiento. ¿Pero competir lesionado en la pelea más importante de tu carrera? Eso suena complicado.

Recordemos también que las lesiones en las costillas dificultan el movimiento y hasta la respiración, especialmente las respiraciones profundas (cuarto y quinto round).

Aún no sabemos la razón por la que Aldo acepto el combate, pero esperemos que el campeón haya negociado una revancha inmediata en caso de que su lesión afecte su desempeño contra Conor McGregor. Sin duda, el campeón tendrá la guerra más dura de su carrera este próximo 11 de julio.

¿Esta Jose Aldo haciendo lo correcto al pelear con una lesión?

Foto: Cortesía de Josh Hedges/Zuffa LLC vía Getty Images

114 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario