Aunque es uno de los mejores peleadores libra por libra, el campeón Demetrious Johnson no ha recibido el crédito que se merece.

Articulo por: Eleazar Benyair Ulaje
Twitter @benyairulaje

En los deportes de contacto, históricamente se ha tenido una tendencia digamos mezquina y hasta cierto punto indiferente con las divisiones pequeñas. En las artes marciales mixtas y con su reciente incorporación al mundo de las masas, este fenómeno no es ajeno y las 125 libras son el ejemplo perfecto.

Este hecho, acompañado muy probablemente por la razón que conocemos – Los pesos mosca son la división varonil más joven en UFC - podría ayudarnos a explicar de manera compacta el por qué la gente allá afuera debería darle su merecido lugar a los peleadores más pequeños dentro de la organización más grande del mundo.

Hoy en día tengo la impresión de que al actual campeón mosca Demetrious Johnson no se le da la verdadera importancia que representa, y por ende a la gran mayoría de sus compañeros de categoría. Ya sea por su tamaño o por el papel que la propia organización le da a las 125 libras; se ha relegado a una especie de premio de consolación a estos peleadores.

Este sábado tendremos la oportunidad de mirar de nuevo a los mejores exponentes de la técnica, rapidez y empuje cuando Demetrious Johnson se enfrente a John Dodson en una revancha esperada por los amantes del deporte: los de cepa. Los que no se dejan impresionar por los grandes nombres y las magníficas carteleras; si revisamos ésta, nos daremos cuenta que es una cartelera de primerísimo nivel por donde se le mire.

En su primer pleito, Johnson defendió su cinturón por primera vez ante Dodson luego de haberlo ganado ante Joseph Benavidez. La pelea resultó muy pareja y para algunos más de lo que las tarjetas dieron esa noche. A la fecha, Dodson aún cree que él le ganó el cinturón al ‘Super ratón’, pero lejos de quedarse en palabras derrotó a tres rivales para ganarse de nuevo la oportunidad para disputar el título.

Dodsonpunch

En el primer encuentro, Dodson se acerco más que nadie a derrotar a Demetrious Johnson… mandando al campeón a la lona en múltiples ocasiones.

Ambos peleadores son poseedores de una magnífica técnica, explosividad y además inteligencia dentro del octágono. Del lado de Johnson está el cardio que los hace empujar segundo a segundo. No se detiene, simplemente destruye paulatinamente a sus adversarios con una táctica inspirada en grandes batallas a campo abierto. Agregar un importante detalle, tiene contundencia y puede terminar la pelea en el momento que se lo proponga.

A Benavidez lo noqueó en el primer asalto cuando le dieron la revancha, a Cariaso le aplicó Kimura en la segunda vuelta y al japonés Horiguchi lo sometió vía armbar y se hizo acreedor del récord de la sumisión más tardía con sólo un segundo para que finalizara la pelea. Sí, es un tipo con todas las aptitudes, habilidades y corazón para ser llamado el mejor libra por libra del planeta. Variedad y contundencia, lo dicho.

Johnsond

Imparable, es la palabra que mejor define al campeón Demetrious Johnson.

Si revisamos el pasado nos daremos cuenta que además de todas estas cualidades innegables, los pesos mosca enfrentaron un hecho que se pronosticaba: muchos de los peleadores de las 125 libras tuvieron un paso por la división peso gallo. El tamaño de su cuerpo exigía un cambio, pero antes de que todo eso sucediera, batallaron contra tipos más grandes y fuertes y en varias ocasiones salieron victoriosos. En el 2011 Dodson apabulló a nada más y nada menos que al actual campeón peso gallo, T.J Dillashaw en esa misma división.

En la estelar de UFC 191 no podemos esperar menos que una pelea entretenida y con un despliegue del mejor nivel posible. Dodson es uno de los pocos peleadores que le puede pelear de tú a tú a Johnson, y lo comprobó en su primer encuentro al tocarlo en más de dos ocasiones y llevarlo al suelo. No pudo capitalizar sus oportunidades porque el campeón logró recuperarse en cada ocasión que se sintió conectado.

También es un hecho que pelea tras pelea Demetrious mejora y luce más completo, lúcido y firme en la jaula. Habrá que ver si puede mantener esas fortalezas, porque Dodson tiene mucha tela de donde cortar para hacerle una excelente pelea al monarca peso mosca.

Generalizar resulta un exceso, y estoy convencido que no todos los fanáticos están desentendidos de la espectacularidad de esta división que en lo personal me encanta y cautiva por esa precisión y buena técnica derivada de las habilidades que sus pequeños cuerpos les permiten.

Pero también estoy seguro que a esta división aún no se le da el lugar que merece, el de la grandeza y estrellato, lejos de actitudes, personalidades egocéntricas y controversias derivadas de palabras y pleitos que venden fuera del octágono. Estos pequeños hablan con hechos. Y Demetrious Johnson nunca ha dejado de hablar.

23 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario