Luego de 3 peleas en 9 meses, una brutal derrota y problemas personales, no es el mejor momento para que Ronda tenga una revancha.

Ronda Rousey dejó el evento UFC 193 con una concusión, la boca partida en dos y cero respuestas ante la impecable estrategia de Holly Holm.

Luego ella tendrá que llegar a casa para lidiar con un conflicto persona entre varios miembros de su equipo, así como la posible quiebra financiera de su coach Edmond Travenyard.

No solo esto, Ronda también acaba de sobrellevar su más duro año profesional,  buscando defender su título tres ocasiones en el lapso de nueve meses, esto mientras al mismo tiempo filmo películas, lanzó su propio libro (con su respectiva gira promocional) y promovió cada una de sus carteleras en múltiples países.

Anoche durante la conferencia de prensa posterior al evento, Dana White y Holly Holm parecieron estar de acuerdo con que Ronda merece una revancha inmediata.

Sin embargo, la idea de una revancha inmediata tal vez no es lo correcto, por estas razones:

Ronda esta lastimada, muy lastimada.

Este no es el mejor momento para intentar seguir exprimiendo a la vaca de oro. Es momento de permitirle descansar para arreglar su vida personal. Si Ronda necesita algo es tiempo para recuperarse, porque honestamente Holly no sufrió daños en su pelea, la idea de verlas pelear próximamente… es algo mala para Ronda.

Ronda no demostró nada contra Holm.

Si Ronda es empujada para una revancha inmediata, no sería justo para Ronda… ni el resto de las contendientes (especialmente Miesha Tate). Ronda necesita tiempo para mejorar sus habilidades, así como descansar y recuperarse.

Todo lo que Ronda la ha hecho exitosa, su presión, llaves de brazo, impresionantes derribes, no funciono contra Holm. Holly defendió cada intento de derribe, se safó de una llave de brazo de Ronda y le entregó mucho castigo de pie – con relativa facilidad. En lo que respecta al golpeo, Holly demostró estar en otro nivel que Ronda.

Ella fue mucho más veloz, más fluida, mucho más poderoso y golpeo a Ronda con mucha facilidad hasta hacerla ver torpe dentro del octágono.

La división gallo femenil tiene a una nueva y emocionante campeona que puede encargarse de mantener la división en orden por un tiempo. Rousey nos ha dado mucho, dejemos que se encargue de sus asuntos… por ahora.

71 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario