Aunque la decisión esta en la boca de todos, lo que los fanáticos deberíamos estar discutiendo es la increíble pelea que gozamos.

En peleas como la que disfrutamos ayer en el evento estelar del UFC 195, es difícil llamar a alguien de los dos participantes “perdedor“. Robbie Lawler y Carlos Condit pelearon de campana a campana en un salvaje y muy parejo encuentro.

Al final Lawler se llevo la victoria, pero uno de los jueces la califico para Carlos Condit – ambas posturas altamente razonables. Sin embargo la pelea pudo haberse ido para cualquier lado, algo que ambos participantes sabían con seguridad.

Es por esto, que a pesar de la ferocidad demostrada durante el combate, ambos se demostraron mucha amabilidad y respeto cuando la decisión fue anunciada… una donde Lawler elevó las manos de Condit en el aire.

Tras la discusión entre los fanáticos por la decisión, la mejor forma de recordar esta pelea es esa, con ambos peleadores con sus brazos en el aire.

Peleas como estas cambian las vidas de los peleadores, mentalmente y físicamente. Por toda la maestría técnica y brutal salvajismo presenciado la noche de ayer, los daños de ambos peleadores son difíciles de celebrar. Ambos peleadores merecen un enorme crédito por lo que nos dieron, nos mostraron que tan lejos puede llegar un guerrero.

La noche de ayer brillaron dos increíble legados, independientemente del resultado.

Una foto publicada por ufc (@ufc) el

72 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario