Este sábado tanto Nate Diaz como Conor McGregor demostraron que se pueden hacer maravillas cuando se tienen las ganas.

Cuando Rafael dos Anjos se quebró el pie a tan solo dos semanas del evento UFC 196, hubiera sido bastante entendible para los fanáticos que el evento principal fuera cancelado.

Nadie puede culpar a Rafael, después de todo las lesiones son parte de nuestro deporte. Si algo, su fractura simplemente demostró lo duro que se estaba preparando para su encuentro contra Conor McGregor.

Pero tras su salida, Nate Diaz aceptó el desafío para entrar a pelear como reemplazo con tan solo 11 días de anticipación. Por otro lado, McGregor también tomó el difícil riesgo de enfrentarse al quinto mejor peso ligero del mundo… en la división welter.

Tanto Diaz como McGregor merecen el aplauso de los fanáticos por haber salvado una cartelera que nadie estaba obligado a salvar. Nadie pudo haber culpado a Conor por haber rechazado cualquier combate que no fuera por el título ligero, después de todo se esperaba que peleará por el título.

MCGRegors

Pero ambos peleadores aceptaron el desafío, convirtiendo del UFC 196 en un verdadero monstruo… un evento que muchos aseguran romperá todos los récords de la compañía. Un evento que fácilmente pudo haber sido cancelado hace dos semanas.

Independientemente del resultado aquí los verdaderos ganadores fuimos nosotros, los fanáticos.

87 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario