Muchos se vieron muy sorprendidos por el extraño anuncio del combate entre el contendiente Cub Swanson y el Ruso Artem Lovob.

A finales de la semana pasada se anuncio que Artem Lobov (14-12) recibió un combate contra el contendiente número cuatro de la división pluma Cub Swanson, esto en un evento principal. Para muchos está pelea es uno de los más evidentes casos de que la UFC poco a poco se está inclinando más por el “entretenimiento” que el deporte.

Siendo realistas el logro más grande de la carrera de Artem es el haberse conseguido esta pelea, un combate sin sentido para la división.

En su última pelea Swanson se involucró en una de las mejores peleas del 2016, esto en su épica victoria sobre Doo Ho Choi. Tras el encuentro, muchos pensaron que Cub subiría de nivel contra uno de los grandes contendientes de la división.

Aún así recibió a Lobov, un peleador establecido en una racha de dos victorias consecutivas. Pero con un récord de 14-12, muchos creen que la única razón por la que se encuentra dentro de la compañía es por su enorme amistad con Conor McGregor.

Screen Shot 2017-02-13 at 4.25.08 PM

Sin duda nos estamos acercando a una nueva era dentro del deporte, en donde cada vez más peleadores – especialmente los campeones – exigen peleas de dinero contra oponentes lejos de merecer la contención al título.

Tal es el caso de Michael Bisping, quien en su primer defensa del cinturón se enfrentó a su rival Dan Henderson. Mientras en efecto la pelea fue muy divertida y tenía mucho sentido desde un punto de vista emocional, pero no fue justo para contendientes como Jacare Souza y Yoel Romero.

Es entendible que la nueva UFC quiera irse por este camino, después de todo significa dinero. ¿Pero no están poniendo en riesgo la integridad del deporte? ¿Qué opinan de este tipo de situaciones?

36 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario