El 2016 comenzará con un épico encuentro entre los dos mejores pesos gallo que el deporte haya visto jamás: TJ Dillashaw y Dominick Cruz.

Articulo por: Eleazar Benyair Ulaje
Twitter @benyairulaje

Hace unos días, sin temor a equivocarme, se dio una de las noticias más esperadas dentro de las MMA cuando confirmaron un choque entre dos de los mejores peleadores, libra por libra, que hay en el deporte. Desde el año pasado, con todo y las múltiples lesiones de Dominck Cruz, yo era uno de esos entusiastas que añoraba que se midiera contra TJ Dillashaw.

Cruz puede ser considerado un campeón sin corona y no hay razones para negar eso. Y precisamente esas lesiones que lo han marginado meses y meses de pelear, son la única consideración que tenemos para afirmar que Dillashaw es el campeón hoy en día. Él, con todas sus virtudes, hizo su trabajo y derrotó en dos ocasiones incuestionables a Renan Barao. Lo hizo ver sencillo, sin apuros.

Dillash

TJ Dillashaw ha lucido imparable desde la salida de Dominick Cruz.

Cruz debe llegar al cien por ciento de sus capacidades al mes de enero para sortear lo que será su mayor desafío. Ese pleito con todas sus justificaciones, le dará un nuevo rumbo no solo a la división peso gallo de UFC, será un parteaguas en el deporte; estos dos peleadores, técnicamente, se encuentran en otro lugar lejos de sus contrincantes, simplemente están en otro nivel.

Desde que Dillashaw empezó a hacer ruido en UFC, las comparaciones con Cruz no se dejaron esperar. Su estilo de pelea, sus movimientos poéticos dentro de la jaula, su rapidez y golpeo fino nos hacen ver entre estos dos peleadores algo semejante. Eso es cierto. Recuerdo con claridad el regreso de Cruz al octágono – un Cruz que dominó por mucho tiempo las 135 libras – luego de una espera casi eterna, y muchos tenían dudas de su desempeño. Mizugaki, el japonés elegido para darle de nuevo la bienvenida, no era un rival menor. Viejo conocedor de la jaula de WEC, Mizugaki quizás no inspiraba miedo, pero ponía en entredicho su regreso.

Un round, tan solo unos segundos le bastaron a Dominck Cruz para darle fin a la pelea. Sus movimientos lucían pintados por un artista, y la manera en que se quitaba los golpes de encima con un simple y a la vez complejo movimiento de cabeza orquestado por la cintura, hacían suspirar. Cruz había vuelto.

Cruz

Después de casi tres años, Dominick Cruz demostró ser una versión mejorada de si mismo al destruir por completo a Takeya Mizugaki.

Entre tanto, y con su objetivo claro, Dillashaw aún sostenía el cinturón de las 135 libras. Barao hoy por hoy esta lejos de ser considerado contendiente, tendrá que volver a la senda del triunfo y cosechar una racha sólida. Después veremos. Dillashaw le dejó un mensaje muy transparente al brasileño. Pero Cruz, con la ayuda de la promoción y una suerte divina, se mantiene saludable y listo para encarar lo que venga.

No había otra opción más acorde a la situación que hacer oficial la pelea entre Dillashaw y Cruz. Si no pasa nada malo en el cuerpo de Cruz, estaremos frente a una pelea del más alto nivel en todos los sentidos. He pasado largos días con esta pelea en la cabeza.

Me imagino el escenario repleto, con los dos peleadores como protagonistas y veo la técnica de golpeo, el boxeo depurado de los dos pesos gallo, la movilidad endiablada y una fuerte quijada de ambos; combinar lo anterior con el pequeño pero importante detalle del cinturón en juego.

Súper peleas se han caído a lo largo de los años: Silva y GSP nunca se enfrentaron, y la posibilidad es muy remota, casi inexistente. ¿Jon Jones vs. Caín? Jones fuera y el peso completo justo ahora no tiene el cinturón en su manos. Hace mucho tiempo el gran Fedor y Mirko Cro-Cop se enfrentaron en una pelea de la vieja escuela, en la extinta promoción PRIDE.

Yo no tengo dudas de que Dillashaw vs. Cruz esté a la altura de una Súper Pelea, las capacidades, cualidades y potencial de ambos pesos gallo están probados. Hoy solo nos resta esperar que Cruz siga lejos de las lesiones, y que Dillashaw llegue enfocado, a punto y no se deje intimidar por el gran Dominck Cruz. Yo continúo con esta pelea en la cabeza, la dibujo con delicadezas en mis pensamientos; ojalá lleguemos al mes de enero de 2016 y podamos ver este enfrentamiento que si no pasa nada extraordinario, quedará enmarcado en los libros de historia de las MMA.

28 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario