Este Domingo Dominick Cruz llevo acabo uno de los regresos más épicos en la historia del deporte al recuperar su cinturón.

Este Domingo Dominick Cruz llevo acabo uno de los regresos más épicos en la historia del deporte al recuperar su cinturón tras cuatro años de inactividad.

Creo que es seguro decir que nadie se ha enfrentado a tantos contratiempos como Cruz, pero la culminación de su regreso a la cima es algo que quedará por siempre en la historia como el regreso más épico… esto tras haber regresado para vencer a TJ Dillashaw y recuperar el cinturón que nunca perdió.

Cruz sufrió más lesiones en los últimos años de lo que muchos atletas llegan a experimentar en todas sus careras, pero en las únicas dos oportunidades que tuvo de demostrar su nivel, Cruz dejó en claro que sigue siendo el mejor peleador del planeta en las 135 libras.

Las lesiones son parte del deporte, por lo que los fanáticos realmente esperan que los atletas lleguen a sufrirlas durante un punto de su carrera. Pero lo que le sucedió a Cruz hubiera podido romper la voluntad de cualquier hombre.

Es por esto que lo más impresionante del regreso de Cruz, no fue su presentación… si no el hecho de que nunca perdió la fe.

Cruz se rehuso a rendirse, esto a pesar de que todas las señales le indicaban que dejará las peleas de lado. Independientemente de si vuelve a pelear o no, la perseverancia y la determinación de Cruz es algo histórico no solo dentro de las artes marciales mixtas, si no dentro de los deportes en general.

Esto es algo que probablemente no volveremos a ver.

Foto: Cortesía de Jeff Bottari/Zuffa LLC vía Getty Images

23 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario