Solo han pasado 2 peleas, pero es difícil negar que Robbie Lawler ha evolucionado como peleador. Este pasado Sábado Lawler (21-9) logro mandar a dormir a Bobby Voelker (24-10) con una brutal patada a la cabeza a comienzos del segundo round de su pelea en el evento UFC on Fox 8. Esta fue apenas su segunda pelea desde que volvió a la división welter luego de una larga carrera en las 185 libras.

Aun así estas dos peleas en la división welter han sido lo suficientemente impresionantes como para lanzar a Lawler a la contención al titulo. Claro, el tiene un récord de 5-5 en sus últimas 10 peleas, lo que lleva a muchos a creer que no merece subir tan pronto al cinturón. Pero la destrucción de Josh Koscheck junto a su devastación de Voelker el día de ayer le han dado a Robbie la confianza necesaria para solicitar una pelea del mas alto calibre:

Robbie Lawler: “Me voy a enfrentar a quien pongan frente a mi, estoy listo para pelear. Hablaré con Dana White, Joe Silva y mi manager para descubrir contra quien me enfrentaré en mi próxima pelea.”

El dar peleas emocionantes nunca ha sido un problema para Lawler, quien tiene un porcentaje de finalización (por nocaut) de 86%. Mientras que su récord de Strikeforce de 3-5 no es nada digno de presumir, sus 3 victorias si fueron memorables. En el 2010 el estaba siendo brutalizado en sus pies por Melvin Manhoef, para luego conectar una devastadora derecha que instantáneamente mando a dormir a Manhoef. A finales de ese mismo año el finalizo a Matt Lindland en solamente 50 segundos y finalmente finalizo a Adlan Amagov con un rodillazo volador en el 2012.

Como ven, las finalizaciones no son un problema para este peleador. Pero la verdadera sorpresa es su nueva madurez, como lo reveló Dana White durante la conferencia de prensa posterior al evento:

Dana White: “Lawler ha sido un divertido peleador desde que entro a esta organización. La diferencia en el Robbie de aquel entonces y en el Robbie de ahora es que el es mayor, mas maduro y mas importante su cabeza esta en el sitió correcto. El Robbie de antes era una persona completamente diferente. A el simplemente no le importaba, no le importaba nada. Ahora le importa. Es un peleador completamente diferente. Cuando lo vi este pasado Jueves, el estaba demasiado cerca del peso. El no tuvo que cortar mucho peso como en los viejos tiempos. El es mentalmente y físicamente una persona completamente diferente. Estoy muy feliz por el. Estoy feliz de tenerlo de regreso, el siempre es divertido.”

Foto: Fotografía cortesía de Jayne Kamin-Oncea/USA TODAY Sports

26 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario