La peleadora tapatía, Alexa Grasso, habló en exclusiva con Zócalo sobre su firma con la importante empresa de MMA y de su carrera como profesional.

Ángel Mario Martínez 
En La Pelea | Saltillo 

Nuestro país ha vivido una importante explosión tanto comercial como deportiva de las Artes Marciales Mixtas que va de la mano con el crecimiento del UFC y la llegada de peleadores mexicanos como Érik “Goyito” Pérez, Francisco Treviño y José Manuel Puig, sin embargo poco se escuchaba del lado femenino de las MMA en territorio azteca… hasta ahora. 

Primero el nombre de Irene Aldana surgió como representante mexicana en Jungle Fights y posteriormente firmada por Invicta, la empresa femenina de MMA más importante del mundo, poco después se anunció la firma de una guerrera azteca más, la tapatía Alexa Grasso

Alexa platicó en exclusiva con En La Pelea de su carrera, sus metas, de como se fue enamorando de este deporte así como su acercamiento a las artes marciales: 

“Tenía como 14 años; mis tíos y mi papá se dedican a eso, mis tíos son entrenadores y mi papá simplemente entrena, entonces un día yo los acompañé a dar clases y las vi, pero nunca me interesó mucho, yo iba a hacer pesas… un día me dijeron ‘pues toma una clase para que veas como esta y ver si te gusta’, la tomé y me gustó bastante, era de Muay Thai… Llevé varias clases y posteriormente ya mis familiares pusieron un gimnasio, yo les ayudaba en la recepción y en la noche yo entrenaba y después me quedé.. Después entrené jiujitsu a los 16 años”.

A pesar de conocer el Muay Thai y el jiujitsu, bases para las MMA, Grasso no había tenido contacto con esta disciplina, hasta que con el apoyo de su familia se animó a intentarlo sabiendo la complejidad que tiene este deporte:

“A los 17 años empecé a entrenar Artes Marciales Mixtas en el gimnasio con mi tío Pancho, que es mi entrenador… Necesité muchísima coordinación para empezar y aprenderme las combinaciones, para saber como patear porque lo tienes que hacer en punta moviendo la cadera, a no bajar la guardia, que mueve el brazo, entonces se me hizo súper padre y a parte el jiujitsu que está muy difícil ya que son muchísimas llaves, muchísimas posiciones, puedes finalizar de muchas maneras”.

Apenas poco más de un año de empezar a entrenar las MMA como tal, Grasso debutó profesionalmente ante Sandra del Rincón para la promotora GEX, donde consiguió el nocaut en los primeros 15 segundos, afirmando que su familia y el apoyo de su gente fue importantísimo en la obtención de su primera victoria.  

“Me motivó muchísimo el escuchar mi nombre, porque iba mucha gente que me conocía del gimnasio, amigos míos y mi papá, por lo que escuchar el ‘¡Alexa, Alexa, Alexa!’ me emocionó mucho y con eso se me quitaron los nervios”. 

México es un país donde aún existe un tabú con la mujeres que practican deportes de contacto como el box o las artes marciales mixtas, sin embargo Alexa no ha tenido problemas para desarrollarse en la disciplina ya que pertenece a un gimnasio y una familia donde el respeto es fundamental. 

“Yo no he tenido problemas, mis compañeros de entrenamiento son muy respetuosos, de hecho en mi academia se imparte ese respeto a las artes marciales, no nada más es así como ‘vete a golpear’, es disciplina, es ser constante, es llevar una dieta, aplicarte y ser responsable, además mi familia me apoya mucho.”

AlexaGraso

Sobre el momento en que se entera que pertenecerá a una empresa tan importante como Invicta, la tapatía le da el crédito a su compañera Irene Aldana que fue quién rompió esa barrera para las peleadoras aztecas. 

“Mi tío fue el que me dijo, yo me estoy enfocando en entrenar muchísimo y él me dijo ‘oye, va a haber una posibilidad’… todo fue a base de Irene (Aldana), porque ella peleó en Jungle Fights y nominaron su pelea como una de las mejores del año entonces la matchmaker de Invicta, vio la pelea de Irene, le gustó como peleo y la firmó primero y ya después se enteraron que yo era su compañera, en otra división y gracias eso pues ya nos contrataron a las dos.” 

Hace apenas unos días se dio a conocer que Grasso enfrentará en su debut en Invicta contra Ashley Cummins que tiene un récord de 3-2 en la empresa y viene de dos derrotas en fila por lo que será muy complicada su pelea.

“Yo estoy entrenando para cualquier rival, entonces mi meta es no parar mi entrenamiento y estar lista”. 

Como todo peleador, Alexa tiene como meta el ser parte del UFC, la empresa más importante en las MMA a nivel mundial.

“Claro, creo que todos queremos eso, es la meta de cualquier peleador estar en ese octágono y pues ¿porqué no?, el cinturón”.

Grasso se siente cómoda en la división en la que está, sabe que ahí esta su futuro:  

“Me encanta la categoría en la que estoy, siempre veía los videos de Invicta de las strawweight y decía ‘son increíbles’ y estar en esa categoría es muy padre”, reconoció.

Por último, la peleadora de apenas 20 años piensa en grande dentro de la empresa de MMA femenina y se ve triunfando:

“De aqui a un año me veo con el cinturón de campeona de Invicta en las 115 libras”, finalizó.

Pueden seguir a Ángel Mario en su cuenta oficial de Twitter: @angelmariomtz

8 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario