El peleador de Artes Marciales Mixtas de California, Jarod Wyatt (1-0) se ha declarado culpable de asesinar a su compañero de entrenamiento Taylor Powell en Marzo del 2010. Wyatt acepto la culpa por lo que recibió de 50 años en prisión a Cadena Perpetua por sus actos. Pero la historia es mas obscura aun que esto, el New York Daily News reporta lo siguiente:

Cuando la policia llego ese día a su casa se encontraron a Wyatt desnudo y cubierto en sangre. El le dijo a los oficiales “Lo mate” y revelo que le había sacado el corazón y la lengua a su amigo.

Los oficiales encontraron el cuerpo de Powell en el sillon, con su pecho abierto y sin su corazón, ni lengua ni la piel de su cara. Su corazón fue encontrado en la estufa. Una autopsia revelo que los organos fueron removidos mientras Powell aun seguia con vida. Testigos revelan que ambos habían ingerido hongos alucinógenos antes del ataque y creen que ambos estuvieron involucrados en una lucha entre Dios y el Diablo.

Las MMA no pueden ser culpadas por las acciones de estos individuos, pero la conexiones entre el deporte y los crímenes violentos  siguen apareciendo en la mente del publico. Un simple consejo chicos, no consuman hongos alucinógenos.

23 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario