La última pelea de Travis Browne fue en verdad la primer decepción de su carrera. Mientras el estaba compitiendo, el sufrió una lesión en su rodilla que le robo la estabilidad, por lo que fue eventualmente knockeado por Bigfoot Silva. Una vez de regreso en el octágono, el no espero mucho para volver a probar el éxtasis de la victoria.  Utilizando una ráfaga de codazos, Browne mando a dormir a Gabriel Gonzaga para llevarse la victoria por nocaut.

La finalización llego en el minuto 1:11 del primer round.

Gonzaga rápidamente buscó llevar la pelea al suelo. En uno de sus intentos el llevo a Browne a la reja, pero el Brasileño se agacho demasiado al intentar acercarlo a la lona. Con Browne estando perfectamente derecho, el dejo ir una brutal serie de codazos a lado de la cabeza de Gonzaga. El tercero lo mando a la lona inconsciente… con un cuarto pareciendo golpear directamente la nuca.

Travis Browne: “El hizo exactamente lo que pensé. El se lanzó luego de mi patada izquierda. Su cabeza estaba ahí, mis codos estaban libres. Soy un artista marcial mixto. No soy alguien que solo pelea de pie. Gracias a los medios, por hacer que todos crean que soy un golpeador. Intenten derribarme, adelante.”

Con la victoria el récord de Browne subió a un 14-1-1. Por su parte Gonzaga había ganado sus últimas 3 peleas por sumisión, por lastima esta derrota rompió la racha y bajo su récord a un 14-7.

Foto: Fotografía cortesía de Ed Mulholland para ESPN.com

35 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario