Antonio Silva sustrajo una cortada en su derrota contra Cain Velasquez en el evento UFC 146, una cortada que dejo un gran desastre de sangre. Mucha de esta sangre se fue directamente a los ojos de Bigfoot, por lo que no es sorpresa que este peleador diga que no pudo ver nada durante la pelea:

Antonio Silva: “Una de las principales razones por las que fui derrotado es porque no podía ver nada, había mucha sangre y mis ojos me estaban quemando. Trate de defenderme para no recibir golpes, tratando de mover mi cabeza para ver si me podía quitar algo de sangre, pero no había forma de evitarlo. El referí interrumpió la pelea en una momento. Uno de los doctores me pregunto si podía ver, pero no quise responder porque quería seguir peleando. De haber dicho que no, ellos hubieran parado la pelea y yo no quería eso. Mi meta en ese momento era llegar al segundo round para ver si me equipo podía contener la sangre.”

“El tuvo suerte. El me derribo pero estaba bien entrenado para ese aspecto. La preparación para esta pelea fue intensa en ese aspecto. Estaba al 100% en esa pelea y era cuestión de tiempo para que hiciera una transición, pero con esa cortada yo no podía ver nada y estaba muy resbaloso.”

Es suficientemente malo el no poder ver. ¿Pero se imaginan el no ser capaz de ver y además tener al ex-campeón de la UFC Cain Velasquez encima de ti golpeándote repetidamente? Silva tweeteo que se requirieron 13 puntadas para cerrar la cortada. No es sorpresa que haya recibido su suspensión medica luego de la pelea.

De no haber estado la sangre… ¿Creen que la pelea se hubiera llevado acabo de otra manera?

30 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario