Luego de haber logrado un récord de 11-1-1 durante los últimos 5 años, poca gente cuestiono las habilidades de Diaz cuando dejo su cinturón vacante de Strikeforce para pasar hasta el frente de la linea dentro de la división welter de la UFC. Sus habilidades no fueron un problema; si alguien ha probado que merece estar entre los mejores del mundo, era Diaz.

La pregunta de millón de dólares era: ¿Podrá lidiar a sus 28 años con la vida y la atención de una súper-estrella de las artes marciales mixtas?

Por lastima, recibimos nuestra respuesta el día de ayer ya que Nick Diaz resulto positivo de Marihuana luego de su derrota por decisión unánime a manos de Carlos Condit en el evento UFC 143. Como resultado Diaz recibirá acciones disciplinarias por parte de la comisión atlética de Nevada, ejecutando así los planes de la UFC por programar una revancha inmediata con Carlos Condit y posiblemente así lograr los planes de Diaz por pelear contra George St-Pierre mas tarde este año.

Ahora, posiblemente tengamos una definitiva y comprensiva prueba. Aunque no sea sorpresa para nadie, Diaz no esta dispuesto a jugar el juego. Ni siquiera un poco, ni dentro de la compañía mas grande del deporte la cual lo está tratando de ayudar a convertirse en una de las mas grandes estrellas del deporte.

Para todos nosotros que estamos afuera, la parte mas trágica es que la mayoría de nosotros lo apoyábamos.

 Es una lastima pero muchos fanáticos recordarán a Diaz por lo que hizo fuera de la jaula que por sus logros dentro de ella.

Puede que muy en el fondo, aun los críticos mas grandes de Diaz querían verlo pelear en la revancha. Queríamos verlo tener éxito no solo por sus grandes habilidades si no por el goce de verlo competir, porque entendemos su propio y obvio dolor personal. De extraña manera, nos relacionamos con este tipo el cual desesperadamente quiere ser entendido, pero parece nunca encontrar la manera de expresarlo.

Diaz ha vuelto a la UFC por los pasados 8 meses y ahora ha cometido 2 ofensas que probablemente no se las hubieran tolerado a un menos talentoso o menos popular peleador. El ya esquivo una bala cuando la compañía le dio una segunda oportunidad luego que no se presentara a la conferencia de prensa para su pelea contra St-Pierre en el evento UFC 137. Ahora ha resultado positivo de Marihuana por segunda vez en su carrera, por segunda vez en el estado de Nevada.

La primera vez fue en el 2007 cuando logro una increíble victoria por sumisión sobre Takanori Gomi en el evento PRIDE 33, en el momento la mejor victoria de la carrera de Diaz, victoria la cual fue cambiada a un No Contest. Esa pelea fue poco después que se enfrentará a Joe Riggs en un hospital luego de su derrota ante este en UFC 57. Esto fue 7 meses antes que comenzara una campaña de 11 victorias en las compañía pequeñas para volver a firmar un contrato con la UFC en el 2011.

A este punto se tienen que poner a pensar cuantos strikes planea darle la UFC. ¿Cuantas peleas perdidas? ¿Cuantas peleas callejeras? ¿Cuantos pruebas positivas de dopaje? Cuando nosotros queremos que lo opuesto sea verdad, a este punto tenemos que admitir que Diaz no aprende las lecciones en este negocio. Y si no esta listo para jugar el juego ahora, ¿Para que debe estarlo?

39 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario