El Jueves pasado, la Comisión Atlética de Nevada celebró una reunión para hablar de ciertos protocolos de pruebas de drogas, incluyendo el uso polémico de la terapia de reemplazo de testosterona (TRT).

TRT ha sido cada vez más el centro de atención durante los últimos meses, atletas como Vitor Belfort ha manifestado públicamente que lo utiliza, y a sus 35 años de edad ahora tiene que recibir inyecciones de testosterona para aumentar sus niveles de vuelta a la normalidad; la comisión está prestando atención a ese detalle.

Aun así, el presidente de UFC Dana White también ha informado recientemente estar en contra de la utilización del TRT por sus peleadores.

Interesante información del reportaje a continuación:

La comisión se reunió el jueves para discutir posibles cambios en la políticas sobre cómo manejar las excepciones como el TRT y los niveles que producen un resultado positivo.

Las normas actuales de WADA (World Anti-Doping Agency) permiten que los niveles de testosterona sean de 4:1 en un atleta masculino normal. El promedio para un varón de funcionamiento normal es una proporción de 1:1, pero la AMA permite como ya vimos hasta 4:1.

Sin embargo, el estado de Nevada permite hasta un alarmante nivel de 6:1, pero este Jueves durante la reunión se analizo la posibilidad de un cambio a 4:1 con pruebas adicionales. La prueba será un isótopo de carbono (CIR), que en realidad va más allá de verificación de los niveles de testosterona en el cuerpo humano.

Una prueba de CIR en realidad mira para ver si la testosterona adicional en el cuerpo se produce de forma natural o por un producto fuera como la testosterona sintética o de un medicamento mejora el rendimiento o algún esteroide. La prueba CIR es mucho más caro, pero fue utilizada recientemente por la Comisión Atlética del Estado de California cuando se analizo la prueba del peleador Lavar Johnson tras su pelea contra Brendan Schaub en UFC 157.

“Él se puso a prueba en el evento del UFC 157 en febrero, aunque tardan los resultados en salir, ya que puede ser un plazo de hasta un mes y con un costo de $700 dólares por prueba. Es una prueba bastante cara “, explicó Marc Ratner, vicepresidente de asuntos regulatorios de la UFC, quien asistió a la reunión de la comisión en la que previamente se desempeñó como director ejecutivo.

Keith Kizer, director ejecutivo actual de la Comisión Atlética de Nevada, reveló que la prueba sometida a Johnson regresó con niveles de 6.2:1 de testosterona a epitestosterona.

En lugar de cambiar las reglas el jueves sin embargo, la comisión votó para hacer investigaciones complementarias sobre los niveles normales de testosterona en los peleadores que compiten en su estado.

Dependiendo de los resultados finales, la comisión tiene previsto volver a analizar y debatir respecto a los cambios de los niveles entre 6:1 hasta el nivel reconocido por la AMA de 4:1.

Entonces vemos como la comisión atlética de Nevada busca reducir los niveles permitidos de Tetosterona, ya que como muchas veces si ha mencionado, mientras los peleadores estén por debajo del 6:1 permitido no se considera trampa, pues son sustancias permitidas dentro de sus límites, la pregunta sería la siguiente,  ¿Cuántos peleadores se verían perjudicados de aprobarse tal disminución? Ya que por ejemplo Alistair Overeem dio un exagerado nivel de 14:1 antes de la pelea programada frente a Dos Santos el año pasado, después lo vimos muy disminuido frente a Antonio Silva, al sometérsele a exámenes rigurosos que lo obligaban a mantenerse en los niveles permitidos.

Foto: Fotografía por Mark J. Rebilas/USPresswire

20 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario