¿Cómo llegamos a aquí? A continuación le damos un vistazo a la historia y la increíble expansión global de las artes marciales mixtas.

Articulo por: Francisco Andreottola

La mayoría de los deportes tienen un momento en la historia en el que explotan a nivel mundial. Se hacen conocidos en cada uno de los países, personas de miles de ciudades tienen como ídolo a un atleta y hace vibrar a millones de espectadores con cada partido, pelea o juego.

En el siglo que vivimos, le llegó el turno a las artes marciales mixtas, una disciplina que tuvo que pasar por varias dificultades para poder asentarse en la cima.

En 1985 este sueño comenzó en Japón. Con varios antecedentes que habían demostrado que al público le interesaban los combates que mezclaban diferentes ramas de las artes marciales, Satoru Sayama creó la primera organización de este deporte llamada Shooto.

Tras algunos años en los que se realizaron algunas exhibiciones, el primer crecimiento del deporte llegó en 1989 cuando se creó la Shooto Assoaciation, que introdujo dentro de otras cosas los primeros torneos y los guantes acolchados con los dedos libres.

El impacto mayor se logró cuando se introdujo al brazilian jiu jitsu, que obligó a los directivos de la ya importante organización a modificar y crear nuevas reglas sobre el combate a ras de lona.

La repercusión llegó rápidamente al lado occidental del mundo. En Estados Unidos, específicamente en 1993, se llevó a cabo el UFC 1. Desarrollado por WOW Promotions, el Ultimate Fighter Championship fue el primer evento de MMA en el gigante americano que se transmitió por PPV.

Bajo los lemas “¡NO HAY REGLAS!” y “¿Puede un wrestler vencer a un boxeador?”, exponentes de diferentes disciplinas se midieron dentro de una improvisada jaula. El gran ganador fue Royce Gracie, que solo aplicando sus conocimientos en BJJ pudo ganar el campeonato ante la atenta mirada de más de 85.000 televidentes.

RoyceGracie

Los años pasaron, las reglas se fueron puliendo y lo que era para varios una “simple pelea de bar” se convirtió en un deporte profesional. Ya era ilegal tomar del pelo al rival, agarrarse de la reja, los piquetes de ojo, golpes en la nuca, cabezazos y se agregaron los médicos para que evalúen round tras round si los guerreros están en condiciones de seguir batallando.

En pocas palabras algo que era más que nada sangriento y salvaje, se transformó en un deporte serio, reglamentado y sobre todo apoyado por las diferentes comisiones atléticas. Fue tal la mejora, que se dejó de lado la prohibición en Estados Unidos y así surgieron nuevas promotoras como IFC y King of the Cage.

Volviendo al otro lado del mundo, Pride no había tenido ningún problema burocrático para desarrollar sus eventos. A diferencia de las americanas, los choques eran en un ring y algunas reglas eran diferentes. Europa, Brasil y Norteamérica nutrieron a esta importante compañía con nombres de la talla de Fedor Emelianenko, Mirko Cro Cop, Shogun Rua, Wanderlei Silva, Dan Henderson, Mark Coleman y Rampage Jackson entre otros.

Pride_Fighting_intro

A diferencia de muchos otros deportes, en las artes marciales mixtas, como pudimos ver el crecimiento vino de la mano de dos organizaciones: Pride y UFC. Con la inmensa inversión que se realizó para que los combates lleguen a cada uno de los hogares, se inició el camino al éxito.

El gran cambio a las artes marciales mixtas llegó en 2001, cuando los hermanos Lorenzo y Frank Fertitta, junto a Dana White le compraron UFC a SEG por dos millones de dólares ¿Qué fue lo que introdujo la sociedad Zuffa, LLC a la organización? Una inversión millonaria en publicidad y marketing.

Al promover cada evento del Ultimate Fighter Championship, de manera indirecta estaban haciendo que la gente relacione el nombre “mixed martial arts” con un deporte realmente entretenido. Además iniciaron una nueva etapa de reallitys llamada The Ultimate Fighter, que atraía a atletas de diferentes ramas a luchar por ser un profesional de las MMA. Además ese mismo año se creó la primera organización que desarrollaba eventos de WMMA llamada SmackGirl en Japón.

April-9-Forrest-and-Bonner

Varios empresarios vieron que de este emergente espectáculo deportivo se podía generar dinero. Así que llegó una nueva camada de organizaciones importantes en EE.UU como: WEC, StrikeForce, Titan Fighting Championship. Pero lo más interesante es que en otros puntos del mundo también se inició el proceso de natalidad de compañías: Jungle Fight en Brasil, Maximun Fighting Championship de Canadá, KSW en Europa y la URCC en Asía.

Pasado 2006 el deporte ya llegaba a los televisores de millones de personas, que semana tras semana podían disfrutar acción de élite de diferentes organizaciones. Obviamente el crecimiento del negocio fue directamente proporcional con el de los atletas.

Cada vez más practicantes de disciplinas como lucha, Taekwondo, Muay Thai, Boxeo, Kick Boxing o tantas otras, decidían agrandar el espectro de su conocimiento para terminar siendo un profesional de las MMA. Además es un hecho que la mayoría de los artistas marciales que hacen ese cambio pasan a tener un ingreso económico mucho mayor.

CormierDaniel

Llegado el 2013, con la absorción confirmada de WEC, Pride y Strikeforce, se completó la fase final de la explosión del deporte. La conocida marca UFC (ya ubicada entre las 40 más importantes del mundo), tiene una nómina gigante de guerreros en su haber con contratos de exclusividad. Además, en el resto del mundo las pequeñas promotoras ya eran empresas serias.

La nueva camada de promotoras fue mucho más grande que años anteriores, miles de promotoras desarrollan interesantes eventos prácticamente todos los días del año. Cada vez son más los fanáticos que comienzan a seguir las veladas de MMA por TV, internet o en vivo. El viejo prejuicio que tanto atormentó a esta disciplina ya casi está extinto, gracias a la reglamentación y a aceptación popular.

EllenRonda

El crecimiento es sostenido porque, a medida que pasan los meses son más los diarios, revistas y sitios que cubren cada evento o velada de peleas.  En los días que corren, todos tenemos un lugar cercano donde enseñan Muay Thai, BJJ, Judo o MMA. Sumado a que ya son miles los gimnasios que adecuaron sus instalaciones para poder tener una jaula, o elementos específicos para entrenar cada arte marcial.

Como consecuencia de esto, son miles los eventos (por más pequeños y amateurs que sean) que se realizan fin de semana tras fin de semana: desde un pequeño recinto para cincuenta espectadores hasta las excelentes carteleras de UFC, Bellator, SFC, WSOF, ONE o Arena Tour.

Vivimos, sentimos y disfrutamos esto que se llama MMA día a día. Estamos siendo testigos presenciales del deporte del siglo XXI. Peladores, dirigentes y nosotros los fanáticos sobre todo, debemos estar orgullosos de lo que hemos logrado…

45 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario