Tras hacer historia con una de las mejores finalizaciones vistas, Yair Rodríguez explicó a detalle lo que vivió el sábado pasado.

Este pasado sábado Yaír “el Pantera” Rodríguez conectó el que muchos consideran el mejor nocaut en la historia del UFC, esto tras finalizar al Korean Zombie, Chan Sung Jung, con un legendario codazo – esto en el último segundo de una legendaria pelea de cinco asaltos.

A dos días de la impactante finalización, Yaír visitó el nuevo programa de Ariel Helwani para explicar a detalle lo que sucedió antes, durante y después de la pelea que marcará por siempre su ya impactante carrera.


¿Cómo se le ocurrió ese codazo? 

Yaír Rodríguez: “Nadie me enseñó a lanzar ese codazo. Fue algo que vi hacer al vaquero durante su calentamiento y empecé a practicarlo. Ya sabíamos que el Korean Zombie se abre mucho a los golpes. Siempre entra con ganchos, ganchos, ganchos y a veces se va por dentro. Sabía que podría atraparlo si me metía por abajo, inclusive una patada frontal, un rodillazo volador, sabía que iba a conectar ahí.”

“El último segundo fue perfecto. El momentum, todo fue perfecto. Lo hice reaccionar como quería que reaccionara durante toda la pelea. Aveces cuando quería que reaccionará así, él lo hacía de manera tan agresiva que no lo podría contra atacar. Cuando piensas que todo se acabó, ahí es cuando pones tus manos abajo y eso es lo que sucedió.”

Sobre su reacción tras la victoria: 

“No podía creerlo. Me quede como que, ‘A la mierda‘ Sabía que había sucedido dentro de los cinco minutos del round, pero al mismo tiempo me quede pensando, ‘¿En verdad lo conecté en el último segundo? Wow. Lo atrapé. Voltee a ver a mi esquina y estaban super felices. El referí puso sus manos arriba y dijo que la pelea se había terminado. Jamás había visto algo así, así que creo que es el mejor nocaut de todos.”

Sobre la importancia de esta pelea: 

“Esta es la mejor pelea de mi vida por muchas razones. Tuve muchas perdidas el año pasado. Una de esas fue mi abuelo y la otra fue mi instructor de taekwondo de cuando era niño. Murió de cáncer. Esta pelea fue para ellos. Para todas esas personas que están peleando contra el cáncer y algún otro tipo de enfermedad.”

“Los últimos 18 meses han sido muy difíciles. Esa es una de las cosas que aprendí más. Lo más importante de esa pelea es que entré ahí feliz. Entré ahí relajado, disfrutando de cada momento. Cuando hablé con el Zombie Koreano en el hospital, le dije “Solamente quiero decirte que te doy todo mi respeto“.  No estamos en una pelea callejera. Solía pelearme mucho en la calle, pero esto es un deporte. El Zombie Koreano es una gran representación de un profesional. Le dije que espero que se recupere pronto. Él me dijo, “Ahora es momento para recuperarme, volver a casa, seguir entrenando y mejorar“.

Publicado: noviembre 13 2018
Modificado: noviembre 13 2018

9 Comentarios

Comenta

Deja Tu Comentario

Agregar comentario